Los cafés de Guatemala son en general de excelente calidad, destacando aquéllos cultivados sobre los 1200 metros de altitud (este café en concreto es cultivado a 1540 metros).

En cuanto a sus características, es un café con buen cuerpo, poco dulce y ligera acidez. Presenta además ciertos toques de chocolate amargo y un prologando final en boca.

Tueste: Medio.